Revolución de Octubre “Diez dias que estremecieron al mundo”

“La primera ciudad norteamericana en que los obreros se negaron a cargar armas y municiones para el ejército de Koltchak fue la ciudad de Portland, en la costa del Pacífico. En esta ciudad nació John Reed el 22 de octubre de 1887 (…)

En el momento en que los Estados Unidos entraban en la guerra, John Reed hubo de sufrir una operación quirúrgica. Le extirparon un riñon. Los médicos lo declararon inútil para el servicio militar.

-La pérdida de un riñon -decía irónicamente- me puede librar de hacer la guerra entre dos pueblos. Pero no me exime de hacer la guerra entre las clases (…) .

La verdad es que no fue Rusia quien hizo de John Reed un revolucionario. Desde el día en que nació corría por sus venas sangre revolucionaria norteamericana. (…) No vale decir, por tanto, que fue Rusia la que hizo de John Reed un revolucionario. Sí hizo de él, es verdad, un revolucionario consecuente y de mentalidad científica. Este es su mérito. Rusia llevó a su mesa de trabajo los libros de Marx, Engels y Lenin. Le ayudó a comprender el proceso histórico y la marcha de los acontecimientos. Le ayudó a cambiar sus puntos de vista humanistas un poco vagos por los hechos escuetos y rudos de la economía política. Le ayudó a convertirse en un educador del movimiento obrero americano y a esforzarse por situarlo sobre aquellos cimientos científicos en los que él mismo había asentado sus convicciones.”  (extraido de este enlace).

._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._.__._._._._._._._._

John Reed escribe Diez días que estremecieron al mundo y tal y como él lo describe “Este libro es un trozo condensado de historia tal como yo la vi. No pretende ser más que un detallado relato de la Revolución de Octubre en que los bolcheviques, al frente de los obreros y soldados, conquistaron el poder del Estado en Rusia y lo entregaron a los soviets. Naturalmente, una gran parte del libro está dedicada al ‘Petrogrado Rojo’, capital y corazón del levantamiento. Pero que el lector tenga presente que todo lo sucedido en Petrogrado -con distinta intensidad y a intervalos diferentes- se repitió casi exactamente en Rusia.”

._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._.__._._._._._._._._

 

Os ponemos una breve síntesis de lo que narra el libro del que os hemos dejado enlace más arriba pinchando en el título del mismo:

Advertisements