¿PORQUE ES NECESARIO ACUDIR EL 15 DE SEPTIEMBRE A MADRID?

Más de un año llevamos esperando que concentraciones supuestamente espontáneas que dicen ser gestionadas desde la horizontabilidad cambien la situación actual. Además pretenden aumentar el número de personas afines despojándolas de toda ideologia que es en definitiva lo que le da las razones para empezar una batalla ¿Cómo puede ser horizontal algo donde no está representado ni de un 10% de la población? ¿Cómo puedo empezar una lucha si no tengo definido el enemigo?

Estos movimientos “espontáneos” tienen en común los siguientes puntos:

poder4

1. Apelan al enfado, indignación, sentimiento y emoción de la población sin un análisis racional. Prescinden de las ideologías y no buscan las causas del problema (el capitalismo) sino que dirigen la ira de la población hacia los gestores del mismo para minimizar el problema.

2.- Con la excusa de la unidad , del consenso por encima de siglas y de ideologías, niegan la voz a toda crítica e imponen el ciudadanismo, cuyos dirigentes en la sombra no dan la cara, ni rinden cuentas. “¿quién convoca tal acto?. Un grupo de ciudadanos indignados.“

¿Que deberían decir esos movimientos ?

3- Que la única salida es luchar contra el capitalismo: no hay que controlar los bancos, sino socializarlos. No hay que controlar las grandes empresas capitalistas, sino que pasen a ser propiedad social. No hay que regular más o menos la explotación del trabajador por el patrón, hay que acabar con dicha explotación.

4- No tiene sentido unirse con aquellos que trabajan al servicio del capital para explotar a los obreros, ni con las fuerzas del estado que reprimen y cohartan el derecho del ser humano a pedir lo que le corresponde. Lo del 99% es un reclamo para meter en el mismo saco zorros y gallinas. Todas las dictaduras fascistas consiguieron el apoyo “ciudadano” con falsos discursos de igualdad y lucha conjunta. No podemos renunciar a la lucha por el socialismo bien entendido.

¿Cual es la situación actual en la lucha de clases?

No existe un enfrentamiento claro entre  la clase obrera y los propietarios de los medios de producción, la oligarquía financiera y la burguesía. Únicamente la clase dominante lucha por sus privilegios. La clase trabajadora ha perdido la cohesión porque nos hemos creído el mito del sueño americano ofreciéndonos como esclavos y cediendo derechos continuamente ante la creencia de que así cambiaríamos de clase y nos convertiríamos en “clase media”.

A lo largo del tiempo hemos perdido los puntos de conexión con la lucha de clases y el combate contra el capital.

En lo sindical se han lanzado a regañadientes Huelgas Generales que sus dirigentes no querían lleva a cabo y que no han tenido continuidad en luchas posteriores ya que ni sindicatos ni trabajadores han estado a la altura. Ahora es el momento de de unir esfuerzos para luchar por una sociedad socialista, teniendo claro los objetivos y los medios para alcanzarlos.

En lo social, los movimientos “indignados”, nacidos según el diseño de las “revoluciones de colores” protestas que tienen en común el recurso a la acción directa no-violenta y un discurso liberal, han sido un intento de desviar las protestas por las consecuencias de la crisis capitalista sobre los trabajadores hacia un callejón sin salida que no cuestione el sistema económico de depredación.

Su planteamiento ciudadanista que apela a humanizar el capitalismo, interclasista donde todos caben en el mismo saco, no exento de influencias populistas y ultraderechistas, es la negación del protagonismo de la clase trabajadora en las protestas sociales. Lógico al predominar en este movimiento las clases medias que sólo buscan volver a un Estado del Bienestar ya muerto para siempre. El día 15 de Septiembre vamos a Madrid porque somos clase obrera y vamos a luchar por lo que nos corresponde.

Advertisements