LA CRISIS DEL 29

CRISIS DE 1929

 

 

La llamada Gran Depresión se originó en los Estados Unidos, a partir de la caída de la bolsa del 29 de octubre de 1929 y que duró hastala Segunda Guerra Mundial en 1939. Aunque el capitalismo ya venía advirtiendo de la difícil situación por la que pasaba, en 1927 se produjo la caída del mercado de valores de Alemania, en 1928 esto se repite en Gran Bretaña, y en febrero de 1929 en Francia.

 

Se originó por la sobrevaloración (especulación) de los activos que cotizaban en bolsa,  así como la sobreproducción. El miedo detiene la inversión, el paro aumenta, los precios caen y se descapitaliza la banca, con lo que no se pueden pedir créditos. El consumo se contrae, sobre todo el de los productos industriales. Los precios industriales también caen, y la superproducción producía deflación de los precios al consumo, pero las compras eran aún menores. El consumo desciende.

 

EEUU y GB abandonan el Patrón oro y rápidamente se extiende a los demás países capitalistas puesto que ya no es el oro el que marca la riqueza, ya no es necesario su respaldo a los billetes emitidos por los bancos nacionales.

 

La necesidad de EEUU de aumentar el consumo le lleva al abaratamiento de los costes de transporte y de los productos en el mercado internacional, con lo que a cualquier país extranjero le resulta más barato comprar productos estadounidenses a bajo precio que fabricarlo. Obviamente esto obliga a los demás países a bajar precios y la crisis se hace mundial.

 

Se generalizaron las medidas arancelarias proteccionistas; incluso Inglaterra, cuna del librecambismo, comenzó a proteger a su industria nacional, dejando temporalmente de lado el liberalismo. Este proteccionismo (también llamado economía de guerra o autarquía) consiste en proteger las producciones nacionales de la competencia extranjera por medio de derechos de aduana y demás restricciones a las importaciones. Esta medida conlleva la elevación de los precios debido a la menor competencia en materias primas de sectores no nacionales o bien de sectores poco productivos, esto obliga a rebajar costes de producción, ya que son más baratas las importaciones que las exportaciones y disminuye el coste de los productos ya fabricados.

 

EEUU reorienta su mercado a América Latina, Francia e Inglaterra a sus colonias y Japón al resto de mercados asiáticos.

 

Hay que tener en cuenta que había países que todavía estaban en recuperación dela I Guerra Mundial en el contexto de esta crisis, Alemania es un ejemplo. A la situación de miseria en la que está sumida tras la guerra que finaliza en 1921 se añade la retirada de capitales estadounidenses y el sentimiento de opresión hacia los vencidos que llevará a Alemania directamente a las manos de un Hitler que promete a los alemanes acabar con la pobreza.

 

 

LAS SOLUCIONES EN EEUU

 

Roosvelt en EEEU pone en práctica el llamado New Deal que era la aplicación de las políticas propuestas por Keynes y que darían lugar al llamado Estado de Bienestar. El Estado intervendría para evitar un nuevo colapso del sistema financiero y la desmedida especulación bursátil; crearía, además, un sistema de previsión social (subsidio de desempleo, seguro de vejez, seguro de enfermedad, etc.) que paliara los efectos más duros de la crisis sobre la clase trabajadora. Nacía un capitalismo reformado, salvado por el Estado.

 

LAS SOLUCIONES  EN GB Y EL RESTO DE EUROPA

 

Empiezan las dudas sobre el liberalismo estadounidense con Keynes que proponía recetas para sanar el capitalismo. El estado se hace intervencionista en economía, aumentando el gasto público y el proteccionismo (esta teoría alcanzó su máxima aplicación después dela II Guerra Mundial).

 

El triunfo del comunismo en Rusia y la creación dela III Internacional habían desplazado al socialismo a posiciones más moderadas; en la crisis estos partidos socialistas tuvieron que colaborar con el capitalismo y renunciar a algunas de sus conquistas sociales. De esta forma, la separación entre socialismo y comunismo se hace más manifiesta.

Pero la consecuencia política más importante de la crisis va a ser, sin duda, el auge que alcanzaron los movimientos fascistas y la ascensión de otro partido de este talante al poder: el Nacional-Socialista en Alemania.

 

COMPARACIONES CON LA ACTUALIDAD:

 

En la actualidad el capitalismo tendente al máximo liberalismo refleja un paralelismo con la situación mundial vivida en el crack del 29.  La crisis inmobiliaria estadounidense y sus productos financieros tóxicos ha contagiado al resto de países que también están en crisis. Esto repercute en el aumento del paro de los sectores que acusan directamente las consecuencias del desastre inmobiliario nacional e internacional, cae la inversión que sumada al descenso del consumo trae más paro, se contrae el crédito, cierran empresas …

Debido a la necesidad de aumentar las exportaciones y ser más productivos se rebajan costes, de ahí la necesaria reforma laboral que despedaza los salarios y las condiciones de los obreros que ven mermado su salario real. A la vez que se orquesta la campaña de marca España como forma de proteccionismo frente a productos extranjeros más asequibles.

En esta fase de la crisis actual nos encontramos con tres tendencias que se están dando a la vez y que luchan por ganar:

  1. La reformista que bebe de Keynes y que propone recuperar el estado de bienestar recogiendo las migajas que las oligarquías nos ceden para no acabar con el capitalismo y a la que se acogen muchos de los partidos y movimientos de la izquierda actual en sus revoluciones de colores.
  2. El neoliberalismo más extremo que pretende salvar a sus élites porque ven imposible paliar los efectos sobre la clase obrera, representado por partidos políticos como PP, CIU, PNV, UPyD y por entes empresariales como la CEOE, FAES y otras.
  3. El fascismo que está viviendo a nivel internacional un resurgimiento que sigue las mismas directrices que el partido nacional-socialista obrero de la Alemania de Hitler. Con portavoces como FE de las JONS, Democracia Nacional que están incluso llevando a cabo homenajes al dictador Francisco Franco y son claramente contrarios al pacifismo, el socialismo y a la democracia.
  4. OPCIÓN MÁS VÁLIDA: SOCIALISMO
Advertisements