El otro 11S: 38 años sin Salvador Allende

El 11 de septiembre de 1973 las Fuerzas Armadas de Chile derrocaron al Presidente Constitucional Salvador Allende en un golpe encabezado por el general Augusto Pinochet, quien un mes antes había asumido la jefatura del ejército.

En la madrugada de aquel martes los militares, actuando con gran celeridad, se apoderaron de las emisoras de radio y televisión y para las 11:00 de la mañana ya eran dueños absolutos de Santiago de Chile.

Luego sometieron a intenso bombardeo y ametrallamiento al Palacio de la Moneda, sede del gobierno donde el Presidente Allende se atrincheró para morir en combate, empuñando una ametralladora. Tras la muerte de Allende se desató una ola de violencia represiva sin precedentes, sobre todos los barrios populares que fueron ocupados militarmente.

El nuevo gobierno de la Junta Militar presidida por Pinochet instauró una férrea dictadura que duró 16 años.

No había concluido aún el período autoritario cuando la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos reconoció oficialmente su participación en la organización y ejecución del golpe, proceso que según la propia Agencia se inició desde el mismo momento en que se produjo el triunfo de Allende en las elecciones, que fue la señal para iniciar la campaña de desestabilización.

Marchas en rechazo al golpe de 1973

Son mas de un millón los jóvenes universitarios y de nivel secundario que desde hace tres meses protestan en las calles chilenas por eliminar los privilegios del sistema neoliberal. Ninguno conoció al presidente constitucional Salvador Allende, quien se quitó la vida el 11 de septiembre de 1973 antes de caer en manos de los militares que le dieron un golpe de Estado. Ahora, la historia de Allende y la de la actual juventud chilena transitan la senda de la lucha por la igualdad social.

Chile, conmocionado por una crisis política que tiene en jaque al conservador mandatario Sebastián Piñera, será escenario este domingo de una gran movilización popular para recordar a Allende y a los detenidos y desaparecidos durante el régimen del general Augusto Pinochet (1973.1990), quien durante su régimen vendió al capital privado los mas importantes sectores del país, entre ellos el de la educación, mientras dejó sentado el cobro de miles de dólares en las Universidades públicas.

Los familiares de las victimas de la dictadura — estimadas en unas 20 mil personas, jóvenes en su mayoría- convocaron una gran marcha en la que se les rendirá tributo y exigirán una democracia verdadera en Chile, tal como plantea el movimiento estudiantil, que rechaza el neoliberalismo como sistema y la utilización de la educación como mercancía.

Gabriela Zúñiga, representante de la Agrupación de familiares detenidos y desaparecidos en Chile, anunció que después de la movilización matutina, habrá una toma simbólica del estadio nacional, lugar en el que estuvieron detenidos en 1973 millares de simpatizantes con el gobierno de la Unidad Popular del socialista Salvador Allende.

El pasado jueves, los restos del único Mandatario socialista de ese país suramericano, quien dictó numerosas leyes y reestructuró el sistema económico vigente para favorecer a la población mas pobre, fueron sepultados, por tercera vez en casi 40 años, en el mausoleo de su familia en el Cementerio General de la capital.

librered.net

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s